En el marco de las Jornadas de Informática de Actualización Profesional (Jiap), se realizó la mesa redonda “Economía digital”, en el Auditorio “Mario Benedetti” de Antel.

En esta edición, las Jiap contarán con tres actividades separadas en el tiempo: el 25 de junio versó sobre Economía digital; 14 de agosto abordará a “Ciudades Inteligentes” y  el 3 de setiembre, el “Futuro tecnológico en Uruguay”.

Estas jornadas son organizadas por la Asociación de Informáticos del Uruguay, con el fin de reunir a profesionales de la rama en un mismo espacio para intercambiar experiencias, conocimientos, así como soluciones a los desafíos que plantea el avance de la industria y sociedad.

El Vicepresidente de Antel, Ing. Daniel Fuentes, fue el encargado de realizar la apertura de la actividad y participó en la mesa redonda junto al Presidente del Banco Central del Uruguay,  Ec. Alberto Graña y el  CEO de InSwitch, Amilcar Perea.

El Vicepresidente de Antel, Ing. Daniel Fuentes, afirmó que la economía digital se desarrolla en un ecosistema compuesto principalmente por empresas privadas de variados rubros, organismos reguladores, empresas de telecomunicaciones y usuarios. Estos últimos optan, con los incentivos que puedan estar disponiendo los gobiernos, los sistemas financieros y los reguladores, entre las diferentes soluciones a utilizar de acuerdo a sus necesidades y conveniencia.

Aclaró que el sistema de billeteras electrónicas y criptomonedas también tienen costo, al igual que la emisión del papel dinero. Por ejemplo, el consumo de energía a través de Bitcoin en el año 2017 era de 22 terawatts, lo que equivale a dos veces el consumo de los hogares de Uruguay. La pregunta es si ese consumo de energía es sostenible.

Desde ese punto de vista, recordó un artículo periodístico sobre el Día Mundial de la Sobrecapacidad (10 de mayo), donde se sostiene que si en ese día, todo el mundo consumiera los recursos renovables (alimentación, agro, pesca) al ritmo de lo que consume la Unión Europea, ya se habrían agotado los recursos del mundo.

En cuanto al mercado de trabajo,  mencionó que en el último Foro Económico Mundial de Davos, se señalaba que “el 65% de los niños van a trabajar en empleos que hoy no existen o apenas se están vislumbrando. Es parte de la misión de la economía digital asegurarnos los recursos para que estén esas capacidades, para que la gente tenga trabajo.  Este problema ya lo tenemos en Uruguay, donde el desempleo en este sector es cero. Tenemos un cuello de botella en la cantidad de talento y eso lo tenemos que resolver”.

Asimismo, destacó que las empresas de telecomunicaciones están redefiniendo su  modelo de negocios, dado que hay servicios que llegan a su meseta de crecimiento como es el caso de la telefonía fija, y más tarde o temprano, la de los datos fijos.

“Todas las empresas de telecomunicaciones se están construyendo sobre esa infraestructura básica,  que es cada vez más invisible porque ahora el tema no es tener internet, sino qué hago con eso”, acotó.

Fuentes, sostuvo que las compañías crean sus propios ecosistemas basados en internet, porque se diseñan plataformas y servicios basadas en ella. Puso como ejemplo Amazon,  que comenzó siendo una tienda virtual y pasó a vender servicios de Data Center, creó una industria de información y de contenido (Amazon Prime Video) y la billetera electrónica Amazon Pay. Estrategias como las de Amazon y la de Alibaba, están redefiniendo la economía digital.

El Presidente del Banco Central de Uruguay, Ec. Alberto Graña, afirmó que la irrupción de la economía digital es un foco de preocupación para las políticas públicas. “Tenemos un desafío importante, que hay que ir encarando dentro del sector público y privado”.

Sobre el desarrollo de las Fintech (industria que aplica la tecnología digital para el desarrollo de soluciones financieras), expresó que las mismas generan riesgos y oportunidades, porque han cambiado las formas de hacer negocios. Como organismo regulador debe procurar equilibrio, así como interacción con los mecanismos financieros  tradicionales, sin perder sus funciones de control. Los mayores riesgos que representan son el lavado de activos, ciberseguridad y financiamiento del terrorismo.

Otro punto que destacó, fue la creación de e-Peso. Se trató de una experiencia piloto que ofreció una plataforma digital para el pago de facturas, servicios y giros, a través del teléfono móvil. El objetivo era reducir costos  (que lleva implícito la emisión de papel dinero) y tener un medio de pago que brindara mejores características de trazabilidad que el efectivo. Ahora se plantea qué alcance se quiere dar a este tipo de mecanismos y si el mismo puede trascender la escala de pagos minorista.

El CEO de In Switch, Amilcar Perea, hizo hincapié en su experiencia para ubicar a Uruguay en el contexto mundial sobre economía digital. Acerca de la infraestructura, dijo que nuestro país “está muy bien, y mucho tiene que ver Antel”. Con respecto a la determinación de reglas de juego, “Uruguay ha estado a la vanguardia a nivel de incentivos y condiciones”, pero ha faltado en liderazgo: “no hemos visto en los bancos y actores de la economía el rol de liderazgo, recién ahora se puede visualizar una tendencia hacia ello, pero tenemos capacidad  y potencial para hacerlo”.

 




26 de junio de 2019